Bretaña Mágica

                                                       

Sin título

Vesica Piscis Tours
  + 34 91 401 55 70 +34 627 12 09 47
   https://vesicapiscistours.wordpress.com
vesica.piscis.tours@gmail.com
     metamorfosisyvida2013@gmail.com

                   

      Viajar a la Bretaña mágica es hacer un viaje al Neolítico, a la energía de la Tierra y también a Brocéliande que es, sobre todo, la tierra del mago Merlín y de su aventajada discípula y compañera Viviana, una de las Damas del Lago y sacerdotisa del culto a la Diosa. Bretaña es también la tierra de Morgana, la hermana del rey Arturo, asimismo sacerdotisa de la Diosa, maga y discípula destacada de Viviana y Merlín. Una última asociación de estos hermosos y mágicos parajes está relacionada con los misteriosos caballeros templarios y la búsqueda del Santo Grial, uno de los objetivo más importantes que también ocupó durante años la mente y el corazón de Arturo Pendragón, de su reino Camelot y de sus caballeros, quienes numerosas veces partieron hacia tierras lejanas buscándolo y enfrentándose a innumerables penalidades y peligros, creyendo que el Grial era una valiosa joya que podía devolverle la salud al rey, ya herido de muerte desde hacía largo tiempo, y mantenerlo en un estado de permanente vida y vitalidad, desconociendo que dicha búsqueda es más una búsqueda interior y relacionada con la propia evolución espiritual que la búsqueda de un objeto exterior, con independencia de que éste, en realidad, exista o no.

VIAJE A BRETAÑA MÁGICA 114

Bretaña Mágica – Francia ©

                                                                  Viajar a Bretaña es iniciar, o continuar, según lo que cada aventurer@ de la vida necesite, esa búsqueda de la parte más perfecta de nosotr@s mism@s, de nuestro Santo Grial particular, ese cáliz sagrado que tod@s y cada un@ tenemos dentro y que, seguramente, no es otra cosa que nuestra capacidad para recibir, en la vasija que somos, la Luz Divina, el Amor Infinito, la Sabiduría Primordial y la Sanación Universal que manan continuamente de la Fuente para nuestro mayor avance y nuestra más elevada evolución, por los siglos de los siglos y en armonía con todo Lo Que Es.

                                                                  En el territorio bretón, que abarca varios miles de kilómetros, se puede hacer un recorrido por varias épocas de su historia y contactar, en cada una de ellas, con las gentes y las energías presentes en el momento y lugar, desde la época neolítica hasta la construcción de las catedrales góticas, pasando por sus verdes y naturales parajes, que se extienden como perpetuos templos y santuarios creados por la Madre Naturaleza, para el deleite de nuestros ojos y la calma de nuestro corazón.

                                                                  Al igual que me ocurrió cuando viajé a Avalon, mi primer viaje sagrado, en Mayo de 2012, al poner mis pies en las mágicas y sagradas tierras bretonas, entré en una dimensión temporal y espacial diferentes, dejando a un lado con facilidad todo lo que en mi vida cotidiana me rodea y es importante para mí, y conectándome lo más posible con las energías de los distintos lugares que he visitado, de los seres relacionados con ellos y con la realidad eterna del presente, de ese tiempo que es el único que realmente existe y el único en el que de verdad podemos disfrutar con plenitud y hacer cambios que merezcan la pena y nos procuren una vida mejor, más plena, satisfactoria, consciente y feliz.

VIAJE A BRETAÑA MÁGICA 092

Bretaña Mágica – Francia ©

                                                                   Para mí está claro que Avalon y Bretaña se complementan y forman las dos mitades de un círculo, las dos partes de una totalidad. En Avalon, lo que más viví y sentí fue la fuerza de la Diosa y la inmensa capacidad de sanación de la madre tierra. Respecto al Alto Rey Arturo y a su reino: Camelot, destacaría la importancia de vivir la vida cultivando y extendiendo los valores espirituales más elevados. En cuanto a la Naturaleza presente en las tierras avalonianas, la veneración del pueblo celta por ella, su respeto y su consideración de que era un templo en sí mismo, un lugar de conexión espiritual que no necesitaba ningún otro, fue algo que fortaleció mi amor por la Madre Tierra y por todo lo que crea aquí para nuestro deleite y nuestra pervivencia, con la ayuda de esos maravillosos seres que son las hadas y los espíritus elementales de la naturaleza. Por supuesto también es muy fuerte en Avalon la tradición del Santo Grial, de María Magdalena, de José de Arimatea y de María, la madre de Jesús, quienes llegaron a esos parajes tras la muerte (suponiendo que así ocurriera) del Maestro. En ese viaje me di cuenta de lo conservada que está allí la conexión de las fuerzas espirituales y telúricas, mantenida a lo largo del tiempo y sin dejarse amilanar por tendencias posteriores.

                                                                  En Bretaña lo que más me ha llamado la atención es la importancia que reviste en todo su territorio la fuerza telúrica, la fuerza de la Madre Tierra. Me ha dado la impresión de que la conexión con la naturaleza y con los primeros pobladores de Gaia es muy fuerte y está muy marcada en toda la zona. Mi vivencia aquí ha sido la de una conexión más espontánea y natural con la vida, más ligada a la tierra y a la fuerza telúrica, una Diosa manifestada en el mundo y real, mucho más que una Divinidad trascendente a la que se ofrecen ceremonias y cultos para ganar sus favores y pedirle ayuda en momentos de apuro y de cambio.

                                                                  En Bretaña, como en Avalon, son muy numerosos y fuertes los vórtices energéticos de la tierra, esos lugares estratégicos de nuestro planeta que elevan la vibración de todo lo que se coloque sobre ellos o en sus inmediaciones, como tan bien lo ha sabido siempre la clase política y religiosa dirigente, que no en vano construía distintos tipos de edificios sobre ellos, buscando fortalecer continuamente su energía y mostrarse muy fuertes y poderosos ante el común de las gentes. Esta fuerza telúrica permanente es lo que más he sentido durante el viaje y lo que todavía hoy, mientras escribo estas líneas, todavía siento. Creo que Bretaña es un paraje idóneo para recargarnos energéticamente y elevar nuestras vibraciones, tanto visitándolo personalmente como acudiendo allí en sueños o en un viaje astral a través de la meditación. En ambos lugares: Avalon y Bretaña, queda plenamente palpable la importancia de mantener equilibrado nuestro propio eje, es decir, todas y cada una de las partes que nos componen y las funciones que realizamos con ellas. De este modo y gracias a nuestro armonía interior podemos estar perfectamente alinead@s con el eje del mundo, relacionándonos a través de él tanto con las potencias subterráneas y más cercanas al aquí y el ahora, como con las celestes y cósmicas que están por encima de nosotr@s.

                                                                  Como ha de ser en cualquier viaje sagrado y mágico que se precie, hemos hecho varias meditaciones, conexiones y activaciones energéticas en todos los lugares que hemos visitado, tanto para conectar con su energía específica como para reactivar nuestros conocimientos, recuerdos, aprendizajes, experiencias, vivencias… de los tiempos pasados en que estuvimos por allí. Estas conexiones las dirigió Elena, una de las guías del viaje, y en todas ellas nos acompañó también la energía multidimensional Shamballa, que siempre preside los viajes que organiza y con la que much@s componentes del grupo también trabajamos habitualmente.

 BRETAÑA: SITUACIÓN GEOGRÁFICA Y UN POCO DE HISTORIA

                                                                   Bretaña (en francés, Bretagne) es una región histórica de Francia, antiguamente provincia y ducado, equivalente a los actuales departamentos de Finistère, Côtes-d’Armor, Morbihan, Ille-et-Vilaine y Loire-Atlantique, este último en la región del País del Loira. Con una superficie de 27.209 km², comprende la península que se extiende unos 240 km hasta el océano Atlántico entre el canal de la Mancha, al norte, y el golfo de Vizcaya, al sur. Rennes es la capital.

                                                                  Antiguamente, la región formaba parte de Armórica (al noroeste de Francia), centro de una confederación de tribus del pueblo cimbrio, antiguo pueblo germano que, junto con el teutón, fueron los primeros que invadieron territorio romano. Los romanos, bajo las órdenes de Julio César, invadieron dicha zona en el año 56 antes de Cristo, convirtiéndose a partir de entonces en la provincia romana de la Gallia Lugdunensis (Galia céltica). En los siglos V y VI después de Cristo, tras la retirada de los romanos, muchos britanos (celtas de Britania), al huir de su tierra natal a causa de las invasiones de anglos y sajones, se refugiaron en la parte noroeste de Armórica, dando a la región su nombre actual: Bretaña. Los britanos, más tarde llamados bretones, convirtieron gradualmente al cristianismo a los celtas armóricos, que por entonces eran paganos en su mayoría.

                                                                  En los siglos VII y VIII de nuestra era, surgieron varios pequeños principados en Bretaña. A principios del siglo IX, éstos cayeron bajo el dominio de Carlomagno, pero en 846, Nomenöe, que había unido la zona contra los invasores, lideró a los bretones contra el nieto de Carlomagno, el rey de los francos Carlos II, y consiguió la independencia. Durante la segunda mitad del siglo IX, los bretones reconocieron el gobierno de los duques normandos. En el 922, Godofredo, conde de Rennes, se proclamó duque de Bretaña. En 1171 el ducado pasó, a través de una alianza matrimonial, a Godofredo de Plantagenet, hijo de Enrique II de Inglaterra. A principios del siglo XIII volvió a manos del linaje de duques franceses de Rennes. En 1491, cuando Ana de Bretaña, que había heredado el ducado, se casó con Carlos VIII de Francia, Bretaña se unió temporalmente a Francia. La unión fue ratificada mediante un tratado en 1532, durante el reinado del soberano francés Francisco I, que se había casado con Claude, la hija de Ana de Bretaña.

VIAJE A BRETAÑA MÁGICA 100 Bretaña Mágica – Francia ©

 BRETAÑA MÁGICA: EL PAÍS DE MERLÍN Y DE VIVIANA

                                                                  Si bien Bretaña quedó unida al resto de Francia en el siglo XVI, sus gentes todavía conservan hoy una buena parte de su historia, sus mitos, sus celebraciones, estilo de vida y costumbres. En todo ello encontramos una estrecha relación de las tradiciones conservadas en esta zona francesa con Avalon, en Glastonbury, al suroeste de Inglaterra, donde también siguen siendo muy importantes en la actualidad la cultura celta y su veneración por la Naturaleza, el culto a la Diosa y todo lo relacionado con Merlín, Arturo, Morgana, la Dama del Lago, Excalibur y la búsqueda del Santo Grial, también muy presentes en Bretaña, motivos por los que esta zona del territorio galo también es conocida como el País de Merlín, encontrándose esta denominación en muchos de los lugares que hemos visitado en este viaje, especialmente en el Bosque de Brocéliande, una tierra que se considera estrechamente relacionada con el mago y también con Viviana, la Dama del Lago y una importante e influyente sacerdotisa de la Diosa.

Para la literatura y la filmografía más conocidas por el público, Merlín fue un mago celta que habitaba en la zona cercana a Cornualles, un condado situado al suroeste de Inglaterra. El origen de este personaje, mitad mago, mitad santo, alquimista, astrólogo, druida y, probablemente también constructor, es tan misterioso como su existencia. Tanto la zona celta de Francia como la verde Irlanda e incluso Inglaterra, se disputan el lugar de nacimiento de Merlín. Siendo un conocido mago al servicio del bando normando, podría haber nacido en la Galia celta de Normandía o de Bretaña (Francia). El nombre de Merlín, actualmente también apellido, es de origen francés, encontrándose personas con este mismo apellido, que en normando significa halcón, uno de los motivos por los que se le atribuye un origen francés.

                                                                  Según leyendas francesas, Merlín fue hijo de Charis y vivía en la Galia occidental, cerca del mar. Francia recalca que Merlín nació en un poblado galo de ancestros celtas. Se educó desde la niñez junto a varios druidas, que le enseñaron todo sobre la magia y las pócimas realizadas con hierbas medicinales. Posteriormente buscó fortuna entre los duques y condes franceses de la zona occidental del país vecino, hasta llegar a trabajar para el padre natural del rey Arturo: Uther el Pendragón, a una edad ya avanzada. Mentor de Arturo desde su infancia hasta su muerte, le guió a lo largo de toda su vida, aconsejándole y protegiéndole. Fue precisamente Merlín quien, según cuenta la tradición, transformó a Uther con sus dotes mágicas para que tuviera el aspecto del duque de Cornualles y pudiera yacer con su esposa Ingraine, de quien estaba enamorado. Esto ocurrió así mientras el duque, que se encontraba participando en una batalla lejos de sus tierras, moría.

                                                                  Uther e Ingraine se desposaron posteriormente y la custodia de Arturo niño se puso en manos de Merlín, en parte porque ésta había sido la condición que el mago había puesto para transformar a Uther y que apareciera ante los ojos de Ingraine como su esposo, y en parte también para proteger al pequeño hasta que el momento de que se hiciera cargo del reino llegara. También fue Merlín quien acompañó y motivó al adolescente Arturo para que participara en el torneo en el que varios jóvenes y nobles caballeros intentarían sacar de una roca (o de un yunque según otras versiones) la espada que Uther Pendragón había introducido allí antes de morir, en espera de que su verdadero heredero pudiera liberarla, algo que nadie antes había conseguido y que sólo Arturo logró, como legítimo hijo y sucesor de Uther que era. El arma, que no era Excalibur, sino otra espada, contenía la siguiente leyenda: “Quien logre sacar de la piedra esta espada, se hará con el trono de Inglaterra, como así ocurrió.

VIAJE A BRETAÑA MÁGICA 072

Una de las torres de la Abadía Mont-Saint-Michel – Bretaña Mágica – Francia ©

                                                                   Tras este acontecimiento, Arturo fue reconocido como el legítimo heredero del rey Uther y coronado monarca del reino de Camelot, un lugar en el que la justicia, la paz, los altos valores y la fraternidad eran algunos de los principios más preciados y mantenidos. Con la creación del nuevo reino, Arturo se rodeó de los mejores caballeros y soldados que prestaban un incondicional servicio al rey. La búsqueda del Santo Grial le hizo soñar durante toda su vida, y por él se dice que luchó incluso con temidos dragones y animales mitológicos. Arturo creó un consejo con esos buenos caballeros, entre los que se encontraban Percival y Lancelot du Lac o Lanzarote del Lago. El consejo se reunía alrededor de una mesa conocida como la Tabla Redonda, en la que se dibujaron los puntos cardinales junto a un gran mapa de todo el reino. La mesa tenía esta forma para que no hubiera distinción entre quienes ante ella se sentaran y para que todos estuvieran en igualdad de condiciones. Probablemente, esto es cosa mía, la forma redonda de la mesa también era un símbolo de la rueda de la vida, en su constante e incesante devenir, sin principio ni final. La mesa, que tenía unas dimensiones enormes fue, según se cuenta, un regalo de boda del padre de Ginebra, la esposa de Arturo.   

 

María Sánchez-Villacañas de Toro
Guía de viajes sagrados
Psicóloga clínica, energética y espiritual
Astróloga. Cabalista. Formadora
Sanadora Espiritual por Arquetipos
Lectora de Registros Akáshicos
Lectora y Creadora de Oráculos
Vesica Piscis Tours
Alcántara Psicología y Espiritualidad:
Escuela para la Evolución del Alma
+34 91 401 55 70
+34 627 12 09 47
vesica.piscis.tours@gmail.com
https://vesicapiscistours.wordpress.com
www.desarrolloycrecimiento.es
metamorfosisyvida2013@gmail.com
http://metamorfosisyvida.wordpress.com

 

Copyright © 2016 María Sánchez-Villacañas de Toro. Todos los derechos reservados

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s