Shamballa. El Reino donde la Voluntad de Dios es conocida

                                                                  En la antigua tradición budista, existe el mito de un paraíso oculto entre las cumbres nevadas del Himalaya, un reino donde reside la fuente de la sabiduría eterna, la fuente de la paz y de la tranquilidad, del Amor Incondicional, la Libertad y el Poder Personal. Ese lugar es Shamballa: El reino donde la voluntad de Dios es conocida.

                                                                  Shamballa, una palabra de nueve letras significa en tibetano: la fuente de la felicidad”, “el lugar de la paz y de la tranquilidad”. En el Tíbet, Shamballa es conocida como el “Reino Oculto”, un lugar en el que vive una comunidad de seres muy avanzados, tanto espiritual como tecnológicamente, que están en paz  y perfecta armonía con la naturaleza y el universo.

                                                                  Este mito budista proclama también que los habitantes de Shamballa velan por la humanidad, guiándola de forma indirecta en su evolución espiritual, elevación de la conciencia y crecimiento personal. Este reino oculto a la vista es considerado como la fuente del Kalachakra, la mayor y más esotérica rama del misticismo tibetano.

¿EXISTE REALMENTE SHAMBALLA?

                                                                  Hace siglos que la leyenda de Shamballa traspasó las fronteras de Oriente para llegar a Occidente, donde tenemos la imagen de esta ciudad como un lugar mágico, inaccesible y misterioso, al igual que sucede con El Dorado, la Jerusalén Celeste, Shangri-La, Avalon, Telos y tantos otros lugares míticos, o tal vez no tanto, arquetipos todos ellos de la perfección en su más amplio y variado sentido. Much@s han sido quienes han querido ir más allá del mito de Shamballa para descubrir si existe efectivamente en el plano físico. El deseo de encontrar ese idílico reino, hizo que muchas personas intentaran llegar hasta él, sintiéndose irresistiblemente atraídas por la evocadora idea de un paraíso de sabiduría, amor, prosperidad, armonía y paz espiritual para tod@s sus habitantes. Sin embargo, parece que nadie hasta ahora ha sido capaz de encontrarlo en algún lugar concreto del planeta Tierra.

ShamballaAerial

                                                                  Desde todas partes del mundo se han realizado expediciones en busca de Shamballa y todas fracasaron en el intento, o tal vez eso sea lo que hemos querido creer en todo este tiempo de búsqueda de un mundo mejor, y de una fuente que pueda inspirarnos para construirlo y hacerlo realidad ante nuestros ojos. En India, sitúan a este reino entre los valles del Himalaya, mientras que en la tradición china lo ubican en los montes Kun Lun. Otr@s buscaron en los montes Altai, en Siberia, o en Mongolia. También hay quienes proponen que Shamballa es un reino subterráneo, situado bajo los Himalayas. De manera que su localización siempre ha sido el gran secreto a desvelar, el gran misterio. Existe también la versión de que, si nadie lo ha encontrado, no es porque no exista sino porque es un lugar intangible, un lugar que está en otra dimensión, una dimensión espiritual y, por consiguiente, de una vibración más sutil y elevada que la terrestre. Shamballa es como un espejismo, está y no está a la vez. Tal vez tan sólo quienes poseen un corazón puro, libre de ataduras y enredos emocionales y lleno de amor incondicional, además de una mente clara y perfectamente alineada con ese corazón y con el alma, pueden verlo y acceder a él. Según una antigua creencia budista:

 “Para llegar, no es preciso contar con un mapa o guías avezados, sólo es necesario estar preparado íntimamente. Entonces, lo inefable aparecerá ante la vista en todo su esplendor”

                                                                               Para Madame Blavatsky, una escritora, ocultista y teósofa rusa, fundadora de la Escuela Teosófica a finales del siglo XIX, Shamballa era una ciudad etérea situada en el Desierto del Gobi, que servía de punto invisible de reunión a l@s Mahatmas o Maestr@s Ascendid@s, también conocidos como la Gran Fraternidad Blanca de Maestr@s Espirituales, Seres de Luz y Amor, que trabajan para guiar, inspirar y cuidar a la humanidad en nuestro camino hacia la ascensión a planos de vibración energética más elevados, no en el sentido de altitud física, sino de una mayor conciencia y calidad del ser. Much@s de es@s Mahatmas o Maestr@s Ascendid@s estuvieron encarnad@s en el planeta Tierra, logrando a través de sus diferentes encarnaciones trascender la personalidad terrestre y desapegarla de la materia, para poder así mostrar en todo su esplendor el alma grande y pura que son, llena de sabiduría, luz y amor por todo cuanto existe, recuperando así la unión perfecta con la Divinidad y Todo Lo Que Siempre Es. Algun@s de ell@s incluso son planetariamente conocid@s porque su influencia no sólo se produjo en las épocas en las que estuvieron en la Tierra, sino que aún sigue vigente y extendiéndose progresivamente, como por ejemplo: Jesús de Nazaret, María, María Magdalena, Saint Germain, El Moyra, Buda, etc.

LA LEYENDA DE SHAMBALLA

                                                                  Se cuenta que el Buda Shakyamuni transmitió sus enseñanzas del Kalachakra al primer rey de Shamballa, quien  luego adoctrinaría a todos sus ciudadanos en la práctica de la meditación y a seguir el camino espiritual budista, a  través de un mandala tridimensional, trasmitiéndoles también todo su conocimiento. Con el tiempo, Shamballa se convertiría en un lugar poblado por seres muy evolucionados en todos los aspectos y, especialmente, en el aspecto espiritual, si bien cuando este ámbito del ser está plenamente reconocido y desarrollado, la evolución en el resto de los planos de la existencia va pareja a él, como es de esperar.

                                                                  Algunas versiones del mito de Shamballa cuentan que todos sus habitantes alcanzaron la iluminación y, en ese momento, todo el reino desapareció del plano físico para pasar a existir en otra dimensión más sutil y elevada, alejada por tanto del alcance de los órganos de los sentidos. Desde entonces, Shamballa sólo puede recibir en su seno de paz, tranquilidad, sabiduría y amor genuino a seres de mente cristalina, corazón puro y espíritu abierto, ese tipo de seres en los que tod@s l@s human@s estamos en vías de convertirnos y llegar a ser, un estado del ser que tod@s, en alguna de nuestras encarnaciones, alcanzaremos y podremos disfrutar.

 

CONOCIENDO SHAMBALLA MÁS ALLÁ DEL MITO

                                                                  Los textos religiosos tibetanos, además de contarnos esta hermosa historia sobre Shamballa, también aportan hechos históricos, fechas significativas y los nombres de los sucesivos reyes de este lugar sagrado y mágico. Registran asimismo hechos y acontecimientos importantes, así como otros acaecidos en el mundo exterior. También describen cómo es el reino: constituido por ocho regiones en forma de flor de loto, en cuyo centro se encuentra la capital: Kalapa, rodeada de montañas hechas de hielo, que lucen con una luz cristalina, relatando igualmente con detalle lo avanzada que es su tecnología y la influencia que todo esto tiene en la vida cotidiana, exenta de las tribulaciones y problemas que, hasta ahora, han estado presentes en la vida humana y que sin duda estamos a punto de superar.

                                                                  Por todos esos registros escritos, en Tíbet, creen que Shamballa no es sólo un mito, sino una realidad enigmática que alberga un secreto, el cual hay que descubrir  para acceder a ella. Ciertas señales en el área donde parece estar situado el reino, que para la lógica y la mente racional resultan extrañas, aportan aún más evidencia de su posible existencia. Entre esas señales se cita que es común ver por los alrededores a seres que aparecen y desaparecen, moviéndose a gran velocidad, mientras levitan.

                                                                  Algunos de los últimos acontecimientos mundiales, relacionados con las predicciones de Shamballa, añaden fuerza a la realidad de su existencia. Por ejemplo, hechos como la desintegración del budismo en Tíbet, el crecimiento del materialismo en el mundo, las guerras y los disturbios del siglo XX y de la década que llevamos del XXI,  son algunos de los que ha profetizado este mítico, real o etéreo reino.

                                                                  Con independencia de que Shamballa sea un mito o una realidad, me parece más importante que nos centremos en lo que representa un lugar de sus características, es decir: en todo lo bueno que, si vivimos de acuerdo con los valores de Shamballa, podemos llegar a ser: una comunidad de seres humanos genuinos en el más amplio sentido de estas palabras, lo que significa, entre otras muchas cosas: asumir en primer lugar nuestro origen y nuestra esencia divina y espiritual, convirtiéndola en el centro y la guía de nuestra persona y de nuestra vida, asumiendo con ello que, si realmente somos seres divinos, que lo somos, también somos eternos y, por lo tanto, nada que nos suceda mientras estamos viviendo una experiencia terrena y humana, y llevando un traje de carne, huesos, pelo y sangre, puede hacer el más mínimo rasguño a esa esencia magnífica y plena. Una vez conseguido este primer paso, todos los siguientes se dan por añadidura, porque a quien asume y acepta que es un espíritu divino, libre y eterno, y sigue a continuación la guía de ese Ser Espiritual, de ese Alma o de ese Ser Superior que es, elegid el nombre que más resuene en vuestro interior o, mejor aún, buscad y encontrad el vuestro propio, no le queda más alternativa que ser una personalidad más justa, comprensiva, generosa, respetuosa, feliz, realizada, llena de paz por todos los poros de su piel y, por lo tanto, en paz también con todo cuanto le rodea. Y esto es así por la sencilla razón de que quien asume su esencia espiritual, asume también que es una hija o un hijo del Amor Incondicional, la energía de la que todo nace y está compuesto y, una vez admitido esto, comienza para siempre a amarse a sí mism@ sin condiciones y de una manera completa. Como consecuencia, no puede por menos que amar de la misma manera a sus semejantes, que son tan dign@s de recibir amor como él o ella, un amor que también hace extensivo al resto de la Creación, porque sabe, en su interior más profundo y hermoso, que Todo es Uno, Todo es Eso y Eso es Todo Lo Que Siempre Hay.

                                                                  Tal vez la mayor lección que Shamballa nos transmite, al igual que el Edén de la Biblia o el Camelot del Rey Arturo, entre otros de los abundantes lugares metafísicos de la Existencia que conviven con los físicos, es que dejemos de buscar la felicidad y la plenitud en el exterior y las cosas terrenas, para dedicarnos a realizar un viaje hacia el interior de nuestro ser, el único lugar donde verdaderamente podemos encontrarlas, el único lugar donde lo que hay nunca se pierde, porque es inmortal y por lo tanto eterno. Así que, si quieres encontrar ese reino oculto donde la voluntad de Dios es conocida, donde debes buscarlo es en el fondo de tu corazón, que con cada latido te llama para que por fin recuerdes quién eres, de dónde vienes, hacia dónde vas y para qué estás aquí en la Tierra en esta ocasión. Deseo de todo corazón que tod@s encontremos nuestra Shamballa, nuestro reino sagrado en el centro de nuestro ser, ese lugar donde la voluntad de Dios es conocida, disponiéndonos a continuación a extenderlo y co-crearlo a nuestro alrededor, tanto por dentro como por fuera y visitando para ello todas las tierras y países que sea necesario visitar. Que así sea, porque así será y así es ya. Namasté.

María Sánchez-Villacañas de Toro
Guía de viajes sagrados
Psicóloga clínica, energética y espiritual
Astróloga. Cabalista. Formadora
Sanadora Espiritual por Arquetipos
Lectora de Registros Akáshicos
Lectora y Creadora de Oráculos
Vesica Piscis Tours
Alcántara Psicología y Espiritualidad:
Escuela para la Evolución del Alma
+34 91 401 55 70
+34 627 12 09 47
vesica.piscis.tours@gmail.com
https://vesicapiscistours.wordpress.com
www.desarrolloycrecimiento.es
metamorfosisyvida2013@gmail.com
http://metamorfosisyvida.wordpress.com

 

Copyright © 2016 María Sánchez-Villacañas de Toro. Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s