La Rueda del Año en las Tradiciones de Occidente: Imbolc

                                                                                        La Rueda del Año, de acuerdo con las tradiciones de Occidente, está dividida en ocho festividades, todas ellas relacionadas con el flujo natural de las estaciones y los acontecimientos astronómicos relacionados con ellas porque, como muy bien señala La Tabla Esmeralda: Como es arriba, es abajo. Como es abajo, es arriba”. Estas celebraciones suelen describirse como ocho rayos en la mencionada rueda, una imagen muy útil para recordarnos el continuo suceder de la vida, el ciclo sin principio ni final que ésta es. Aunque celebremos cada doce meses la marcha de un año y la llegada del siguiente, en realidad, el año ni empieza ni acaba, como la energía, aunque diferentes tradiciones culturales han determinado uno o dos días para llamarlos Año Nuevo. Sin embargo, como el ciclo tiene en cuenta los ritmos de la naturaleza en vez de las fechas del calendario gregoriano, los comienzos y los fines se consideran parte de las festividades y también están vinculados entre sí.

                                                                  Esas festividades son una mezcla de acontecimientos solares: solsticios y equinoccios, y festividades del fuego originarias de las culturas celta y nórdica. Las cuatro festividades solares tienen lugar durante el día que marca el acontecimiento astronómico de que se trate: Yule, el día más breve o solsticio de invierno, generalmente el 21 o 22 de Diciembre; Litha, el día más largo o solsticio de verano: el 21 o 22 de Junio; Eostre, el equinoccio vernal, alrededor del 21 de Marzo y Mabon, el equinoccio de otoño, alrededor del 21 de Septiembre. Y estas celebraciones solares se intercalan entre las festividades del fuego, así llamadas por la costumbre de encender hogueras en esas fechas: Imbolc, que significa “leche de oveja”, cae a comienzos de Febrero, cuando aparecen los primeros copos de nieve; Beltaine, o Día de Mayo, tiene lugar hacia el 1 de Mayo o cuando aparece la Flor de Mayo; Lammas, o Lughnasadh, llega a comienzos de Agosto con la cosecha de granos y Samhain, o “primeras heladas”, que es la fiesta de los ancestros, se festeja aproximadamente a finales de Octubre o principios de Noviembre.

IMBOLC: LECHE DE OVEJAS, EN EL OMBLIGO, BRÍGIDA: 31 DE ENERO/1 DE FEBRERO

                                                                   Imbolc es uno de los cuatro principales festivales del fuego del calendario celta y neopagano, asociado con el alumbramiento del Dios por parte de la Diosa y con el día de Brigid y de Santa Brígida, una diosa celta del fuego, la intuición, la sanación, las fuentes, las mujeres parturientas y l@s recién nacid@s, a quienes protege especialmente, posteriormente convertida en santa por el cristianismo. En Escocia, esta festividad es también conocida como Latha Fhèill Brìghde, en Irlanda como Lá Fhéile Bríde y en Gales como Gwyl Ffraed.

Adrian+ImbolcShrine

                                                                  Imbolc se asocia tradicionalmente con el 1 de Febrero, aunque el festival celta comienza el 31 de Enero. En tiempos recientes, la ocasión ha sido generalmente celebrada por l@s neopagan@s el 1 o el 2 de Febrero. Algun@s de ell@s relacionan esta celebración con el punto medio entre el solsticio de invierno (Yule) y el equinoccio de primavera (Ostara), que actualmente se celebra entre el 4 y el 5 de Febrero.

                                                                  La evidencia de que Imbolc era una celebración importante de la cultura celta, se deriva de las colecciones de folclore hechas durante el siglo XIX y principios del siglo XX en Irlanda y Escocia, además de los estudios comparativos sobre la existencia de costumbres similares en Escandinavia. Al igual que otros festivales del calendario celta en la tradición irlandesa, Imbolc se celebraba el 1 de Febrero y era considerado el primer día de la primavera. El festival se asocia principalmente con la llegada del periodo de lactancia de las ovejas, aprestas a dar a luz en primavera. Esto puede variar hasta dos semanas antes o después del comienzo de Febrero.

                                                                  Imbolc en gaélico, lengua original irlandesa, significa “en el ombligo” (i mbolg), refiriéndose con ello a la gestación de las ovejas, y es también un término celta para denominar a la primavera. Otro nombre es Oimelc, que significa “leche de ovejas”. Otro significado asociado a esta festividad es Brígida, la diosa celta de la metalurgia, en cuyo honor el día es sagrado. Santa Brígida, en quien esta diosa se convirtió con la llegada del cristianismo, es la segunda patrona de Irlanda y su día es el primer día de primavera: La Feabhra.

                                                                  En general, y con independencia de los distintos significados asociados con ella, Imbolc es siempre una fiesta de luz, reflejando la importancia de los días cada vez más largos y luminosos, así como la esperanza de la pronta llegada de la primavera. Tradicionalmente, en otros lugares del planeta, como por ejemplo las Islas Canarias, Campillos y Palencia, en España, se encienden faroles en los frentes de las casas durante unos cuantos minutos y velas en el interior de los hogares, especialmente durante la celebración de rituales asociados a esta festividad de la rueda del año. En dichos lugares la festividad está relacionada con Nuestra Señora de la Candelaria y la Fiesta de la Luz.

                                                                  L@s neopagan@s de diferentes tradiciones observan y celebran esta festividad de diversas maneras, pudiendo variar considerablemente sus asociaciones y significados de Imbolc, a pesar del nombre común, si bien la mayoría de esas celebraciones se realizan de la forma más parecida posible a la antigua cultura celta. Esta festividad puede también celebrarse durante la primera Luna Llena más próxima al punto medio entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera, o cuando las primeras flores anunciadoras de la primavera comienzan a brotar a través de la nieve.

                                                                  Imbolc señala el momento en que aparecen en Europa los primeros copos de nieve a finales de Enero y es también la época en la que nacen los corderos, que junto con sus madres también son protegidos por Brígida, la diosa celta del fuego y la sanación. Esta celebración marca el deshielo de la tierra, que se prepara para ser plantada y sembrada de nuevo, tras los rigores del invierno. Es también un tiempo de justicia y de protección de l@s más necesitad@s e igualmente de renovación, ya que el invierno empieza a salir de la tierra y a colmar los ríos, arroyos y fuentes con el agua de la nieve derretida gracias al mayor calor emanado por el sol. Ahora, la luz diurna es considerablemente más perceptible cada vez y así como Brígida y Santa Brígida son invocadas como matronas de los corderos y de l@s niñ@s recién nacid@s, Imbolc es considerada y celebrada como la matrona de la primavera, ya que nos acerca progresivamente a ella iluminando con poder y calor nuestro camino hacia ella.

                                                                  Por todos estos motivos y asociaciones, Imbolc es la época de la rueda del año más adecuada para presenciar el despertar de la tierra y sentir las energías que nos rodean e impulsan hacia el eterno y permanente surgimiento de la vida, tan característico de la primavera y los primeros días del verano. De modo que Imbolc es el tiempo para empezar a mirar de nuevo hacia fuera, hacia la luz, hacia la renovación continua de todo, después de las oscuras y prolongadas noches invernales, siendo por esto por lo que esta festividad se convierte en un momento magnífico para comenzar el dejar ir o el desapego primaveral de nuestra propia vida, dejando atrás con agradecimiento y amor todo aquello que pueda frenar nuestro avance, y preparándonos para la llegada de todo lo nuevo que apoyará e impulsará nuestro movimiento hacia delante.

María Sánchez-Villacañas de Toro
Psicóloga clínica y espiritual. Astróloga. Cabalista.
Sanadora Espiritual por Arquetipos
Lectora de Registros Akáshicos y de Oráculos. Formadora.
Guía de viajes para la evolución del alma
Alcántara Psicología y Espiritualidad:
Escuela para la Evolución del Alma
Vesica Piscis Tours
+34 91 401 55 70
+34 627 12 09 47
metamorfosisyvida2013@gmail.com
vesica.piscis.tours@gmail.com
http://www.desarrolloycrecimiento.es
http://metamorfosisyvida.wordpress.com

Copyright © 2015 María Sánchez-Villacañas de Toro. Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s