La Hermandad de la Mesa Redonda

                                                                   Una hermandad, gremio o cofradía es un grupo de personas que trabajan unidas para lograr un determinado fin, ya sea éste social, político, cultural, espiritual… A menudo durante la Edad Media, donde nos encontramos con el Rey Arturo y sus doce caballeros, era habitual la formación de estos grupos, en los que sólo podían conocer sus misterios y participar de sus valores y objetivos personas iniciadas, que guardaban una absoluta fidelidad al grupo y se comprometían, a veces incluso con su vida, a mantener en secreto cuanto en ellas se conocía y realizaba. Los caballeros andantes pertenecían a uno de esos grupos, representando tal vez mejor que ningún otro el interés medieval por aunar los valores humanos con las realidades trascendentales. El concepto de la caballería está relacionado con un sentido heroico de la existencia y con una atracción hacia la aventura en sí misma, supeditadas ambas al carácter de trascendencia espiritual que les confiere un orden sagrado. El caballero es siempre considerado como un jinete, es el hombre que simboliza el espíritu para guiar al cuerpo: su caballo. Es el dominador, el logos, el espíritu que prevalece sobre la cabalgadura: la materia, después de una larga técnica de aprendizaje. Suele representarse al caballero como un modelo a seguir, por haber logrado el equilibrio entre el espíritu y la materia, consiguiendo que prevalezca lo espiritual sobre lo instintivo. La historia de la caballería andante afirma que los caballeros a ella pertenecientes son hombres extraordinarios que van por el mundo en solitario, luchando contra personas y monstruos, reales o imaginarios, en tierras llanas o peligrosos riscos.

                                                                  Un caballero andante es también un peregrino que, en realidad, está haciendo el viaje del alma a lo largo del mundo lleno de tentaciones, obstáculos, pruebas, dificultades… Su propio sentido de la justicia y sus constantes combates son siempre contra el mal, los opresores, los traidores, los ladrones, los déspotas… De este modo, la caballería andante aparece como una pedagogía superior, orientada a la transfiguración del ser humano material, descabalgado, en un ser humano espiritual. El tema central de la caballería andante resume un acuerdo de lealtad absoluta para las creencias, valores y compromisos a los cuales los caballeros se entregaban durante toda su vida. El caballero andante, cuya experiencia no puede comunicarse porque ocurre en lo más íntimo de su alma, representa el ideal del honor en el campo de batalla, su demostración de carácter, su conocimiento y su destreza, así como por su caballo, su indumentaria y sus armas. En su afán de búsqueda espiritual, logra una evolución que va de la oscuridad a la luz divina, marchando siempre hacia delante en el mundo, y llevando a cabo una serie de aventuras que, más que a ningún otro destino, le conducirán a una transformación interior, siempre inacabada y, como consecuencia, permanentemente perfeccionable. Su ecuanimidad y armonía interna le ayudan a fortalecer su cuerpo y, a la vez y sobre todo, educar su alma. Su sentimiento y su sentido moral, unidos a su intelecto y su razón, le proporcionan un dominio y una dirección adecuada en el mundo real, así como una perfecta participación en las jerarquías y leyes del Universo. Este peregrinaje supone vencer cualquier inconveniente, rectificar el camino y cambiar a otro siempre que sea necesario, aceptar la condición humana y liberarse de las miserias que encarcelan al propio ser. La caballería andante, más allá de las luchas terrenas, es un modo de vida que requiere un corazón abierto, valeroso y lleno de Amor Incondicional, el amor genuino, para trabajar continuamente con las fuerzas de la oscuridad, es decir, con las propias debilidades y los propios demonios interiores, que son los que, realmente, nos privan de alcanzar la luz o nos hacen difícil llegar a ella. Y esto no ocurre porque nuestras sombras sean más fuertes, sino porque no alimentamos suficientemente nuestra luz que, siempre, tiene una fuerza mayor. La caballería andante se caracteriza, por lo tanto, por asumir, desarrollar y defender si es necesario, un carácter vital muy elevado e impecable, tanto en el pensamiento como en las palabras, los sentimientos, las obras y las omisiones. Estos altos valores, compromisos y manera de vivir, formaban parte de la Hermandad de la Mesa Redonda de la corte arturiana.                                                 

MESA REDONDA WINCHESTER

                                                                  La Hermandad de la Mesa Redonda estaba formada por el Alto Rey Arturo y, según Sir Thomas Malory, por ciento cuarenta y cuatro de sus más sinceros, valientes, rectos y leales caballeros. Si multiplicamos 12 x 12, obtenemos precisamente 144 y 144.000 personas (doce mil por cada una de las doce tribus de Israel) es el número mínimo imprescindible para que se produzca un cambio de conciencia y un desarrollo masivo del Ser Crístico que anida dentro de cada persona ya que, una vez conseguido este número, el resto de la humanidad dará el mismo salto de conciencia, aun sin proponérselo ni haber trabajado con anterioridad para conseguirlo. No obstante, y después de haberse producido tal salto, avance, ascensión…, como prefiramos llamarlo, cada cual habrá de hacer los cambios correspondientes en su persona y en su vida para ese nuevo estado, no basta sólo con lograr la semilla, también hay que cuidarla, alimentarla, hacerla crecer, extenderla y volverla a plantar. Las palabras ascensión, avance, salto…, no están relacionadas con el espacio ni con el tiempo, sino con la conciencia y el estado del ser, que modifican su vibración energética de menor a mayor cantidad de luz, con todo lo que ésta conlleva.

                                                                  Con los caballeros de la Tabla Redonda ocurre lo mismo que con los apóstoles, que fueron muchos más de doce, si bien los más conocidos y nombrados son los siguientes: Percival, Galahad, Lanzarote, Bors, Gawain, Balin, Balan, Rey Pellinore, Sir Lamorak de Gales, Gaheris, Bedivere, Kay, Héctor, Tristán de Leonis y Griflet Le Fise. Como hemos estudiado en el apartado anterior, debemos entender el número doce en su sentido esotérico y místico más que literal.

                                                                  Cuando en una de las reuniones de los caballeros ante esta singular Mesa apareció el Santo Grial, descendiendo de los éteres y envuelto en un velo dorado, absolutamente todos quedaron prendados de su belleza y de lo que representaba, comprometiéndose en ese preciso instante a salir en su búsqueda para traer esa fuente de dicha, abundancia, amor y felicidad sin límite a la corte, con la intención de que allí quedara por siempre jamás, la hermandad empezó a desintegrarse hasta su disolución total. Según otras versiones, el grupo comenzó a dividirse cuando las tropas, en otro tiempo disciplinadas de Arturo, empezaron a dar señales de decadencia. Después de alcanzar la victoria en monte Badon, Arturo afrontaba el desafío de completar el trabajo de restauración del país comenzado por su tío paterno Aurelio Ambrosio. El rey trabajó incansablemente a lo largo de los años para reconstruir la isla de Bretaña y devolverle la gloria que una vez conoció. Los edificios fueron reconstruidos y también fueron aprobadas nuevas leyes para proteger el país y reestablecer el orden. Arturo viajó hasta los reinos más remotos y descuidados de su país, estableciendo alianzas y sistemas administrativos locales para mantener la paz en su ausencia. Este período permitió que la sociedad y la economía se recuperaran y que la iglesia cristiana floreciera.

                                                                  Según la leyenda, o la historia, como prefieras, Arturo hace posteriormente la transición de guerrero a Alto Rey y sus esfuerzos ya no se centran, por lo tanto, en el campo de batalla sino en el escenario político. A pesar de haber conseguido la paz en su reino, al rey le resulta muy pesada la monotonía de sus deberes domésticos y el brillo de la Hermandad de la Mesa Redonda empieza a apagarse. Sin un desafío inmediato que les una, los caballeros empiezan a pelearse entre ellos. A algunos les disgustan los interminables días de rivalidad, por lo que dejan la corte y se van a atender sus tierras. Aunque los nobles de todo el reino siguen poniendo a sus hijos al cuidado de Arturo, pronto se sienten desilusionados con lo que se encuentran. El rey trata de ocupar a sus hombres con campañas en ultramar, pero esto no les llena ni les satisface de la misma manera que antes.

                                                                  El ciclo de cansancio acabó con una nueva aparición del Santo Grial encima de la Tabla Redonda, esta vez sobre un rayo de luz. Siendo testigos de esta maravilla, todos los caballeros prometieron dedicarse a aprender sus misterios durante un año y un día, y más tiempo si hiciera falta. Este suceso misterioso renovó la solidaridad y dedicación de la Hermandad de la Mesa Redonda, que salió a buscar de  nuevo el Santo Grial, una búsqueda que aún continúa y que lo hará hasta que el último ser humano sobre la Tierra logre encontrarlo, siendo entonces bendecido por sus dones y dedicándose, a partir de ese momento, a extenderlos y compartirlos fraternalmente con sus semejantes.

 

                                                                  Namasté.

María Sánchez-Villacañas de Toro

 Vesica Piscis Tours

Guía de viajes para el deleite del alma
Psicóloga clínica, energética y espiritual
Astróloga. Cabalista. Formadora
Sanadora Espiritual por Arquetipos
Lectora de Registros Akáshicos
Lectora y creadora de Oráculos

https://vesicapiscistours.wordpress.com
+34 627 12 09 47
vesica.piscis.tours@gmail.com

© María Sánchez-Villacañas de Toro (2016) Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s