Diosas y Sacerdotisas de Avalon (XII)

 

Viviana: la Gran Dama y Suma Sacerdotisa de Avalon

 

                                                                   Viviana, la Gran Dama y Suma Sacerdotisa de Avalon, es la hermosa, inteligente e ingeniosa contrapartida femenina de Merlín, el Sumo Sacerdote de la Diosa.

                                                                  El discernimiento, la precognición, la clarividencia, el don de la profecía, la visión y el conocimiento superior, la intuición, la vista clarividente, la capacidad para trabajar con las energías sutiles del Espíritu y con las fuerzas elementales, así como el poder psíquico de lo femenino además de la sabiduría y la experiencia femenina y lunar, la magia alquímica del interior, la fe, la paciencia, la fidelidad, la pureza, el saber convivir con la soledad y la gestación, son los aspectos más destacados de Viviana, que no sólo expresa en sí misma, sino que también enseña a sus discípulas: las sacerdotisas de la Diosa en ciernes, cuyo entrenamiento en estas facultades es una parte imprescindible de su formación.

0

                                                                  Todas nacemos con la capacidad para desarrollar y emplear estos talentos internos, habitualmente ocultos para la mayoría de la gente y no porque carezcan de ellos, sino porque nadie les ha enseñado lo importantes que son ni les ha dicho cómo trabajarlos, cultivarlos y desarrollarlos. Para que estas facultades sean siempre enfocadas en el bien más elevado, otro requisito indispensable es usarlas con consciencia y teniendo muy claros nuestros propósitos. Han de ir siempre acompañadas de unos pensamientos, unas emociones y unas actitudes de vibración energética elevada, así como de un estado energético igualmente alto. Como es lógico, la ética y la estética han de estar también presentes para estar seguras de que tanto los medios como los fines y los resultados que obtenemos cuando ponemos en marcha estos talentos internos son los adecuados a cada situación, los que buscan el mayor bien para todas las personas implicadas. De ahí que si bien todas las personas contamos con estos dones y muchas de ellas los tienen activos desde la infancia, no todas se ocupan de llevar a cabo el trabajo interior correspondiente para que exista la necesaria coherencia entre esos talentos y la personalidad terrestre, ni los tienen plenamente integrados en sus acciones cotidianas.

                                                                  Confiar en la intuición, dirigir la consciencia y la atención hacia el mundo que le rodea, aceptando las verdades que pueden desafiar al intelecto, a la mente racional y a lo que otras personas desean retratar de una forma falsa y superficial, son también talentos que Viviana posee. Ir más allá de lo común, del caos de la vida cotidiana, y confiar en que la visión interior guiará en el camino son asimismo atributos que Viviana cultiva y desarrolla. Prestar atención a los sueños, hacer un seguimiento de las corazonadas intuitivas, los mensajes y las sincronicidades, buscando el hilo conductor de la verdad en todos los lugares, incluso en los aparentemente menos relacionados con ella, son otras cualidades de la Suma Sacerdotisa de Avalon. La aplicación del discernimiento claro y certero es otro requisito imprescindible para Viviana, porque sabe muy bien que no todo es lo que parece ser. Asimismo, no tomarte este mundo como algo personal, elevarte por encima de él y buscar una visión más amplia para ver el camino hacia delante, son acciones que Viviana te enseñará a llevar a cabo de forma habitual. Viviana también nos recuerda la necesidad de pedir, a ella o la Diosa misma, la orientación que precisemos en momentos especiales de nuestra vida, y de estar luego dispuestas y abiertas a recibirla. De este modo, se fortalece el principio femenino de la receptividad, el acopio de poder interior inhalando información del exterior y la capacidad de saber esperar que otras personas actúen primero. Se trata de dejar que el mundo muestre sus intenciones, sin intentar controlar todo ni querer ser siempre la que da el primer paso.

                                                                  Viviana sabe cómo utilizar el poder de la palabra, consciente de la capacidad creadora que ésta tiene. Sabe cómo mantener perfectamente unidos de forma coherente los pensamientos, las emociones, las palabras, las actitudes y las acciones o, lo que es lo mismo, saber trabajar de manera integrada con todas las partes que conforman su ser, porque todas ellas ejercen poder sobre las creaciones materiales y el logro de los objetivos. Su mente está siempre atenta y abierta a la inspiración y la canalización de las Energías Superiores de Luz, Sabiduría y Amor, de las que obtiene la información y la perspectiva necesarias para poder prever, en un grado cada vez más elevado en función de la propia elevación de su consciencia y de su vibración energética, los acontecimientos por venir, gracias a su íntima y profunda conexión con el espíritu de la profecía.

                                                                  Viviana es también una experta en mantener un inmenso estado de calma, de concentración y de atención plena al presente, un estado de permanente meditación en todos y cada uno de los momentos de sus días, y no sólo cuando se propone meditar según el uso habitual de esta práctica.

                                                                  La relación de Viviana con la Luna es estrechísima. De hecho, ella es en Avalon la Suma Sacerdotisa de las energías lunares y la encargada de dirigir las celebraciones que mensualmente tienen lugar en honor de ese satélite que alumbra los cielos nocturnos del planeta Tierra, de acuerdo con sus distintos ciclos y fases, siendo también la Suma Sacerdotisa que vela por la celebración de las cuatro estaciones y las cuatro festividades intermedias que se suceden alrededor de la Rueda del Año o Rueda de las Estaciones. Igualmente, Viviana se encarga de enseñar a sus discípulas cómo tener presentes y aprovechar estos acontecimientos del tiempo, tan importantes para las sacerdotisas de la Diosa y que siempre van emparejados con el movimiento en el espacio, es decir, con las siete direcciones sagradas.

                                                                  La Luna es el astro que rige las aguas y las mareas, metafóricamente relacionadas con los sentimientos y las emociones, a través de las cuales las sacerdotisas de la Diosa conectan con su alma y su espíritu y, a través de ellos, con las energías sutiles y misteriosas de la Divina Femenina que, en parte, son transmitidas a través de ese satélite con el que Viviana está tan unida y vinculada. Son asimismo las aguas las que nos dan la vida y las que riegan todo cuanto ha de ser fertilizado.  La Rueda de las Estaciones, en cambio, nos remite al contacto con la Tierra, igualmente importante y necesario por ser de ella de donde obtenemos todo lo necesario para nuestra existencia humana aquí, siendo también la Tierra la que proporciona a nuestra alma la materia necesaria para que construya un cuerpo físico con el que poder realizar los cometidos y propósitos para los que se encarna en cada ocasión.

                                                                  En la Isla de Avalon, no hay rangos ni jerarquías. Las nueve sacerdotisas que viven en ella y custodian la sabiduría de la Diosa, tienen similares compromisos y responsabilidades, si bien a una de ellas, de acuerdo con su mayor grado de evolución personal y espiritual, le corresponde la tarea de liderar, guiar y organizar a toda la comunidad, cometido éste que siempre realiza de una manera consensuada y que constituye una parte de su servicio como sacerdotisa. Un servicio dedicado a la Diosa, a sus compañeras y a la Vida en general. Viviana encarna este papel de líder, que posteriormente y en el momento oportuno pasa a Morgana, su sucesora, de quien llega a otra sacerdotisa y así sucesivamente en un ciclo continuo de servicio a la Diosa y a la Vida creada y nutrida por Ella en todas partes.

                                                                                        Namasté.

María Sánchez-Villacañas de Toro

Guía de viajes sagrados y conscientes
Psicóloga clínica, energética y espiritual
Astróloga. Cabalista. Formadora. Escritora
Sanadora Psicoespiritual por Arquetipos
Lectora de Registros Akáshicos
Lectora y creadora de Oráculos

VESICA PISCIS TOURS
Viajes Sagrados y Conscientes

+34 627 12 09 47
https://vesicapiscistours.wordpress.com
vesica.piscis.tours@gmail.com

© María Sánchez-Villacañas de Toro (09-02-2017) Todos los derechos reservados

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s