Cernunnos

                                                                 La poderosa y arcaica imagen de Cernunnos, el Dios Cornudo, el Dios Ciervo, procede de la época paleolítica. El Señor de los Animales era una deidad natural y Dios de la Caza. La vida del pueblo celta, como expongo en otros escritos relacionados con Avalon, estaba profundamente entretejida con el mundo natural y los animales que les rodeaban. Los dioses animales eran especialmente populares. Como la supervivencia de los clanes dependía de la abundancia y del buen estado de los animales que cazaban, el Dios Ciervo era objeto de una veneración especial. El éxito de la caza dependía de sus favores, porque no sólo gobernaba a los animales, sino también las relaciones de los seres humanos con la naturaleza, asegurando así el equilibrio ecológico entre la caza y la preservación de las especies salvajes.

                                                                  Atemorizante y al mismo tiempo fascinante, la apariencia de Cernunnos, refleja el irresistible, y habitualmente mal comprendido, poder de nuestro yo primordial, ese que está encargado de la supervivencia física y que es imprescindible para mantenernos con vida. Sirve también para recordarnos el desafío que afrontamos cuando nos encontramos con nuestros impulsos animales. Los instintos de agresión, apareamiento y rebaño son algunas de las características que residen en tod@s nosotr@s. Reprimirlas puede producir distorsiones, mientras que darles rienda suelta puede crear caos, dolor y destrucción, como tan a menudo seguimos viendo. El cuerpo de Cernunnos simboliza la integración y el equilibrio, ya que tiene una parte humana y otra animal, como el Centauro. Él retiene la sabiduría primordial y la vitalidad de la bestia y, sin embargo, ha alcanzado la autoconciencia, que le da un poder sobrenatural con el que controla y protege a los animales. Es su Maestro, y por eso lleva el torques (collar), símbolo de jefatura, siendo las astas de su cabeza un símbolo de su madurez y vitalidad.

cernunnos-statue

                                                                  Si bien Cernunnos está muy asociado con el ciervo y suele ser representado con cuerpo de hombre y cabeza de este animal, en ocasiones va montado sobre uno de ellos y aparece junto a otros animales, también cornudos, que simbolizan la fuerza masculina. El caldero de Gundestrup, del siglo I antes de Jesús, describe a Cernunnos asistido por el ciervo, la serpiente con cuernos de carnero, el toro y el jabalí. Como El Cornudo encarna el principio masculino, se cree que es el consorte de la Diosa, la Madre Tierra. Su unión es promesa de fertilidad para la tierra y de que habrá un buen aprovisionamiento de piezas de caza. En Spring Waters, uno de los rincones más mágicos y poderosos de Avalon, hay abundantes representaciones, símbolos y atributos de Cernunnos y de la Diosa, recordando así y honrando la importancia y el reconocimiento de las dos energías que hacen posible todo lo creado: la masculina y la femenina, así como la necesidad del Matrimonio Sagrado entre ellas para que la vida siga surgiendo y perpetuándose sin cesar, entre los seres humanos, entre el resto de las especies y en todo el Cosmos en su conjunto.

                                                                  La potente imagen del Cornudo continuó siendo una de las favoritas del pueblo, a pesar de los esfuerzos de la iglesia cristiana por eliminarla. Probablemente, esta rivalidad hizo que su adoración fuera considerada blasfema y una afrenta a la iglesia misma. En último término, la imagen del Cornudo sería condenada, por asociarse con el diablo de la religión cristiana. No obstante, el cazador cornudo ha sobrevivido en el folclore, en el arte, en los nombres de ciertos lugares e incluso en el personaje de Herne, el Cazador, de la obra de Shakespeare Las alegres comadres de Windsor.

                                                                  Nuestros limitados conocimiento y comprensión de la adoración del dios cornudo celta y de la religión celta en general, se debe, en parte, a su costumbre de memorizar las enseñanzas espirituales en lugar de escribirlas, por considerar sacrílega esta última práctica. Estudiando otras culturas donde las costumbres se han preservado por escrito, podemos vislumbrar cómo debieron haber sido sus rituales. El jefe o chamán de la tribu celebra un rito sagrado destinado a traer fertilidad y abundante caza a su pueblo. Disfrazado de animal, danzando a la luz de la hoguera, imita el movimiento y el comportamiento del animal que se pretende cazar. Los cantos y el ritmo de los tambores le inducen un trance, pasando la forma humana a un segundo plano y surgiendo la belleza del alma animal. En estas circunstancias el chamán, o la chamana, se transforman y en su cuerpo entra su dios animal totémico.

Namasté.

La Biblia de las Criaturas Míticas y
María Sanchez Villacañas de Toro

Guía de viajes sagrados y conscientes
Psicóloga clínica, energética y espiritual
Astróloga. Cabalista. Formadora. Escritora
Sanadora Psicoespiritual por Arquetipos
Lectora de Registros Akáshicos
Lectora y creadora de Oráculos

VESICA PISCIS TOURS
Viajes Sagrados y Conscientes

+34 627 12 09 47
https://vesicapiscistours.wordpress.com
vesica.piscis.tours@gmail.com

© María Sánchez-Villacañas de Toro (06-03-2017) Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s