Diosas y Dioses del antiguo Egipto (II)

PAPEL DE L@S DIOS@S EGIPCI@S

 

                                                                  Una de las ironías de la antigua religión egipcia es que, a pesar de la gran cantidad de evidencias arqueológicas existentes en relación con el origen de l@s dios@s, los textos egipcios de los últimos períodos contienen explicaciones contradictorias en relación con su génesis mítica y con su papel en el cosmos. Cada vez más, much@s egiptólog@s han llegado a sentir que esa gran variedad de puntos de vista puede no sólo reflejar los diferentes criterios existentes en diferentes centros de culto, algo asumido desde hace mucho tiempo, sino que  también puede ser vista como un entendimiento entre líneas de cómo el mundo y sus dios@s creador@s pudieron llegar a ser. Ciertamente, no hay un único ni unificado mito egipcio acerca de la creación, si bien la mayoría de las cosmogonías: historias sobre los orígenes del universo y teogonías: historias sobre los orígenes de l@s dios@s, asociadas con los más importantes centros de culto del antiguo Egipto, pueden ser más parecidas de lo que en principio pudiera parecer.

                                                           

 TRES COSMOGONÍAS EGIPCIAS PARA CONTAR LA HISTORIA DEL MUNDO

 

                                                                  Dentro de esas cosmogonías egipcias que explican el origen del Universo y de l@s dios@s que, a su vez, son también creador@s de ese cosmos universal, podemos destacar tres sistemas que cuentan la historia sobre cómo todo cuanto existe se originó. Una de ellas es la Ogdoada Egipcia Hermopolitana, la otra es la Eneada Egipcia Heliopolitana y la tercera es la visión de Memphis.

                                                                  Veamos ahora en qué consiste la primera de ellas: la cosmovisión hermopolitana y, en sucesivas entradas de este mismo blog y categoría, veremos en qué consisten las otras dos.

                                                                 

PODER LATENTE: LA COSMOVISIÓN HERMOPOLITANA DEL MUNDO

 

                                                                  En Hermópolis, en el Egipto Medio, existió un desarrollado mito de la creación a través de ocho divinidades originales, cuyo sobrenombre era Ogdoada o grupo de ocho y que representaban aspectos del cosmos original. A pesar de que la mayoría de los textos que han sobrevivido de aquella época evidencian que este punto de vista de la creación proviene del Período Ptolomaico, el antiguo nombre de Hermópolis: Khemnu: ciudad ocho, se remonta a la quinta dinastía, e incluso puede ser más antiguo aún, mostrando así la antigüedad del mito.

                                                                  De acuerdo con el punto de vista de Hermópolis, las ocho deidades primordiales existían en cuatro pares de divinidades masculinas y femeninas, cada uno de ellos asociado con un aspecto específico o con un elemento de la pre-creación. Esas deidades son: Nun-Un y Naunet, Agua, Heh y Hauhet, Infinito, Kek y Kaukey, Oscuridad, Amum y Amaunet, Lo Oculto.

                                                                  Se cree que esos elementos originales estaban inertes aunque conteniendo el potencial para la creación. James Hoffmeier ha mostrado las interesantes similitudes existentes entre estos elementos y las condiciones necesarias para el origen de la vida, como inmediatamente anteriores al relato de la creación del bíblico libro del Génesis. En Egipto, sin embargo, todos los miembros de la Ogdoada eran considerados como diferentes entidades divinas y sus nombres eran gramaticalmente masculinos y femeninos, para mostrar y reflejar la igualdad de la creación a través de la unión sexual y el nacimiento.

                                                                  Esas divinidades eran llamadas los padres y las madres del dios sol, ya que esta deidad era el punto focal de la creación en el punto de vista hermopolitano del mundo.

                                                                  En Egipto, el comienzo de la estación de crecimiento y fertilidad estaba marcado por las inundaciones del Nilo y la emergencia de elevados montículos de tierra que permanecían ocultados por sus aguas. Esto les llevó a pensar en la creación original como algo que ocurrió cuando el monte primordial de tierra emergió de entre las aguas del Primer Tiempo. Se dice que una flor de loto se elevó entonces de entre las aguas o del montículo primitivo, y que fue de esa flor de la que el joven dios sol emergió, dando luz al cosmos y, con ello, dando comienzo al tiempo y a toda la creación posterior.

 Namasté.

The Complete Gods and Goddesses of Ancient Egypt y
María Sánchez-Villacañas de Toro

Guía de viajes sagrados y conscientes
Psicóloga clínica, energética y espiritual
Astróloga. Cabalista. Formadora. Escritora
Sanadora Psicoespiritual por Arquetipos
Lectora de Registros Akáshicos
Lectora y creadora de Oráculos

VESICA PISCIS TOURS
Viajes Sagrados y Conscientes

+34 627 12 09 47
https://vesicapiscistours.wordpress.com
vesica.piscis.tours@gmail.com

© María Sánchez-Villacañas de Toro (04-05-2017) Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s