Diosas y Dioses del Antiguo Egipto (IV)

EL PODER DEL PENSAMIENTO Y LA EXPRESIÓN: COSMOGONÍA DE MEMPHIS

 

 TRES COSMOGONÍAS EGIPCIAS PARA CONTAR LA HISTORIA DEL MUNDO

                                                                   Una de las ironías de la antigua religión egipcia es que, a pesar de la gran cantidad de evidencias arqueológicas existentes en relación con el origen de l@s dios@s, los textos egipcios de los últimos períodos contienen explicaciones contradictorias en relación con su génesis mítica y con su papel en el cosmos. Cada vez más, much@s egiptólog@s han llegado a sentir que esa gran variedad de puntos de vista puede no sólo reflejar los diferentes criterios existentes en diferentes centros de culto, algo asumido desde hace mucho tiempo, sino que  también puede ser vista como un entendimiento entre líneas de cómo el mundo y sus dios@s creador@s pudieron llegar a ser. Ciertamente, no hay un único ni unificado mito egipcio acerca de la creación, si bien la mayoría de las cosmogonías: historias sobre los orígenes del universo y teogonías: historias sobre los orígenes de l@s dios@s, asociadas con los más importantes centros de culto del antiguo Egipto, pueden ser más parecidas de lo que en principio pudiera parecer.

                                                                  Dentro de esas cosmogonías egipcias que explican el origen del Universo y de l@s dios@s que, a su vez, son también creador@s de ese cosmos universal, podemos destacar tres sistemas que cuentan la historia sobre cómo todo cuanto existe se originó. Una de ellas es la Ogdoada Egipcia Hermopolitana, la otra es la Eneada Egipcia Heliopolitana y la tercera es la cosmovisión de Memphis.

EL PODER DEL PENSAMIENTO Y LA EXPRESIÓN: COSMOGONÍA Y COSMOVISIÓN DE MEMPHIS

 

                                                                  Mientras l@s erudit@s de Heliópolis se enfocaron principalmente en la emergencia y desarrollo del dios sol Atum, los sacerdotes de la cercana Memphis veían la creación desde la perspectiva de su propio dios Ptah. Como dios de los trabajadores del metal, artesanos y arquitectos, era natural que Ptah fuera visto como el gran artesano que hace todas las cosas. Sin embargo, había también otro y más profundo enlace entre Ptah y la creación del mundo que hacía diferente del resto a la cosmovisión de Memphis sobre ese particular.

                                                                  La así llamada Teología de Memphis, preservada en la Piedra de Shabako de la colección egipcia del Museo Británico, revela este importante aspecto del sistema teológico menfita. Mientras que la inscripción data de la vigésimo quinta dinastía, fue copiada de una fuente mucho más temprana, aparentemente del principio de la dinastía décimo novena, aunque los principios podrían encontrarse incluso en tiempos anteriores. El texto alude a la creación heliopolitana centrada en el dios Atum, pero continúa reclamando que el dios menfita Ptah precede al dios sol y que fue Ptah quien creó a Atum y, posteriormente, al resto de diosas y dioses así como a todo lo demás, mediante su corazón y su lengua. Esta expresión alude a un plan de creación consciente y a su posterior ejecución mediante el uso del pensamiento racional y el habla, siendo esta historia de la creación de la nada atribuida a Ptah por los sacerdotes de Memphis, el más temprano ejemplo conocido de la llamada doctrina del logos, en la cual el mundo es formado a través de la palabra creativa de un dios. Teniendo esto en cuenta, éste sería uno de los mitos de la creación más intelectuales surgidos en Egipto y en todo el mundo antiguo. Anterior y en la misma línea de los conceptos filosóficos encontrados en la Biblia hebrea, donde Dios dijo, háya luz, y hubo luz (Génesis 1:3), y las escrituras cristianas que establecen que En el principio era la Palabra (logos)… y la palabra era Dios… todas las cosas fueron hechas por Dios… (Juan 1:1,3). Como Atum, sin embargo, Ptah también era visto como una combinación de elementos masculinos y femeninos dentro de sí mismo. Esto aparece en textos tempranos, y en el último período de la historia egipcia, el nombre del dios fue escrito como un acrónimo: pet-ta-leh o p(et)-t(a)-h(eh), como si estuviera sosteniendo el cielo (pet) sobre la tierra (ta) a la manera de la divinidad Heh, aunque también brindando y combinando el elemento femenino del cielo con el elemento masculino de la tierra, en una forma andrógina de la primordial dualidad masculina-femenina: Ptha-Naunet.

VARIANTES MÍTICAS

                                                                  Así como los tres sistemas de cosmogonía y teogonía egipcios difieren en sus detalles, en la importancia que le otorgan a sus dios@s y en el lugar que les conceden dentro de sus propios cultos, está también claro que todos ellos comparten un enfoque similar de la creación. Aun cuando los distintos enfoques aparentemente nunca se combinaban en un único mito, existen historias de muchos de los mitos individuales que encajaban en el mismo marco de referencia. En las historias que destacan el origen solar de la creación, por ejemplo, pueden encontrarse variantes que proclaman que el dios sol era un halcón o un ave fénix, y también que tenía la forma de un niño, un escarabajo o alguna otra criatura, aunque todas estas formas habían surgido de las aguas primordiales o de los montículos de tierra surgidos de ellas. Hay también variantes de la manera en la que la mónada: la principal e indivisible entidad, se considera como creadora del resto de la creación, si bien ninguna de ellas difiere radicalmente de las propuestas por la cosmovisión de Heliópolis. Hasta cierto punto, todas estas diferentes historias sobre el origen de la vida y de l@s dios@s mism@s, aparecen como variaciones caleidoscópicas de elementos míticos centrales, y pueden indicar el esfuerzo de una parte de los teólogos egipcios, para unificar e incorporar deidades que habían surgido, y eran por tanto veneradas, en diferentes lugares de Egipto y en distintas épocas, dentro de los marcos míticos existentes. Es a menudo la naturaleza de las deidades creadoras y la base de su poder, lo que se cuestiona en la variedad de historias que existen sobre el origen y gobierno de l@s dios@s creador@s de las tres principales cosmologías egipcias que fueron establecidas y veneradas en el Antiguo Egipto.

Namasté.

The Complete Gods and Goddesses of Ancient Egypt y
María Sánchez-Villacañas de Toro

Guía de viajes sagrados y conscientes
Psicóloga clínica, energética y espiritual
Astróloga. Cabalista. Formadora. Escritora
Sanadora Psicoespiritual por Arquetipos
Lectora de Registros Akáshicos
Lectora y creadora de Oráculos

VESICA PISCIS TOURS
Viajes Sagrados y Conscientes

+34 627 12 09 47
https://vesicapiscistours.wordpress.com
vesica.piscis.tours@gmail.com

© María Sánchez-Villacañas de Toro (29-06-2017) Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s